El mentoreo, un aliado para potenciar la maternidad y profesión.

El mentoreo, un aliado para potenciar la maternidad y profesión.

Los pocos modelo de éxito a seguir para las mujeres profesionales que esperan un hijo y que desean conjugar su carrera profesional con su futuro nuevo rol de madres, hace necesario el acompañamiento de mentoras, que desde su experiencia ayude a potenciarlas y potenciar los resultados de las empresas en donde se desempeñan.

 

Cuando se sabe que sólo 1 de cada 10 puestos de dirección son ocupados por mujeres, y que muchas de ellas han tenido que resignar la maternidad en vistas de potenciar su carrera profesional, resulta relevante el contar con la experiencia de quienes han conciliado exitosamente la maternidad con el ejercicio de su profesión, y contar con herramientas y el aporte de nuevos puntos de vista para potenciar a la profesional y potenciar los resultados del negocio donde se desarrolla.

Definir cómo se conjugan maternidad y carrera resulta decisivo para la proyección de las mujeres en las empresas y promover su llegada a posiciones de liderazgo. Comprender que los hijos y los ascensos son compatibles, y que la maternidad puede capitalizarse en el ejercicio de la profesión, requiere de un proceso de profundo autoconocimiento y de acuerdos internos y externos donde el rol orientador de una mentora es clave.

Hay empresas muy conscientes de su responsabilidad como actores de cambio, que incorporan políticas de flexibilidad con beneficios exclusivos para las mujeres durante la maternidad como el soft landing, un lactario o flexibilidad horaria, pero si bien son sumamente importantes para conciliar la vida de madre con la vida profesional, es importante también contar con el apoyo desde la salida de la profesional hasta su reintegro para asegurarse un regreso con la motivación y compromiso necesarios para instalarse nuevamente en una posición competitiva.

Quienes se van mal de su trabajo al comenzar su licencia, suelen no volver o, si lo hacen, hipotecan su futuro al volver desmotivadas por no sentir que son parte de un proyecto que conjuga su nueva realidad con posibilidades de crecimiento.

Es por eso que los programas de mentoring de Giving Birth abarcan el acompañamiento de la profesional desde el último trimestre del embarazo y hasta el primer trimestre luego de la reincorporación al entorno laboral, y están divididos en cuatro etapas, cada una de ellas con objetivos accionables para ayudar a la profesional a proyectarse desde una visión estratégica.

Capitalizar este momento de distancia temporaria con el trabajo es bueno para poder proyectarse hacia donde una desea ir en su vida y cómo la carrera acompaña desde este nuevo lugar. La toma de decisiones de acuerdo a las nuevas prioridades y la gestión del tiempo se tornan fundamentales en la maternidad, así como contar con un equipo de contención dentro y fuera del lugar de trabajo, con el que es importante tener conversaciones y acuerdos de valor, en sintonía con este momento trascendental en la vida de toda mujer, madre y profesional.

Participamos este pasado 10 de Marzo en la caminata global de Vital Voices, ONG que tiene como misión fortalecer el liderazgo de las mujeres para impulsar el crecimiento en sus comunidades, en la que corroboramos las ansias de las generaciones más jóvenes de contar con modelos a seguir para inspirarse y desarrollarse como personas en su mirada integral, con lo que se redobla nuestro compromiso en vistas de dejar un legado a futuras generaciones y hacer nuestro pequeño aporte hacia una sociedad más equitativa.

 

¿Maternidad o Profesión? No estás sola.

¿Maternidad o Profesión? No estás sola.

Los pocos modelo de éxito a seguir para las mujeres profesionales próximas a ser madres que desean conjugar su carrera profesional con su futuro nuevo rol de madres, torna relevante el acompañamiento de mentoras, que desde su experiencia ayudan a potenciarse y potenciar los resultados del ámbito en donde una se desempeña.

 

Cuando se sabe que sólo 1 de cada 10 puestos de dirección son ocupados por mujeres, y que muchas de ellas han tenido que resignar la maternidad en vistas de potenciar su carrera profesional, resulta relevante el contar con la experiencia de mujeres que han conciliado exitosamente la maternidad con el ejercicio de su profesión, y contar con herramientas y el aporte de nuevos puntos de vista para empoderarse en este momento único en la vida.

Durante la maternidad surgen sentimientos y pensamientos que muchas veces no se verbalizan por miedo o culpa, y que en gran parte son los que nos limitan y no nos permiten disfrutar del placer de maternar viendo a nuestros hijos nacer y crecer, y de la enorme satisfacción que nos brinda seguir realizándonos a nivel profesional, cuando ese es el deseo.

Es por eso que el acompañamiento de una mentora es de un valor único, porque habla un mismo idioma al haber transitado caminos similares, y que sabe que si bien cada mujer tiene su propia historia de vida, su propia experiencia y sentimientos, hay temas en común que es bueno compartir desde el entender las emociones encontradas de la maternidad, y cómo capitalizarlas para conectarse con la nueva identidad de madre, y conjugarla con los objetivos de carrera que desee proponerse desde su nueva realidad.

Los programas de mentoring de Giving Birth abarcan el acompañamiento de la profesional desde el último trimestre del embarazo y hasta el primer trimestre luego de la reincorporación al entorno laboral, y están divididos en cuatro etapas, cada una de ellas con objetivos accionables para ayudar a la profesional a instalarse nuevamente en una posición competitiva.

La maternidad da lugar a una nueva identidad con todos los replanteos que ello conlleva. Suele estar cargada de muchas dudas sobre cómo abordar un territorio nuevo con la presión que las mujeres solemos sumarnos sobre los estereotipos construidos hace años, y que tiene a la culpa como principal protagonista. Están en puja la culpa por regresar al trabajo y dejar a los hijos en manos de otras personas, y la culpa por no regresar y perder la independencia, el reconocimiento profesional y el aporte económico.

El escucharnos y visualizarnos más allá de nuestra reciente realidad de madre, es clave para avanzar en decisiones que vayan con nuestros propios deseos. Capitalizar este momento de distancia temporaria con el trabajo es bueno para poder proyectarse hacia donde una desea ir en su vida y cómo la carrera acompaña desde este nuevo lugar. La toma de decisiones de acuerdo a las nuevas prioridades y la gestión del tiempo se tornan fundamentales en la maternidad, así como contar con un equipo de contención dentro y fuera del lugar de trabajo, con el que es importante tener conversaciones y acuerdos de calidad, en sintonía con nuestros propios valores y con este momento trascendental en la vida de toda mujer, madre y profesional.

Participamos este pasado 10 de Marzo en la caminata global de Vital Voices, ONG que tiene como misión fortalecer el liderazgo de las mujeres para impulsar el crecimiento en sus comunidades, en la que corroboramos las ansias de las generaciones más jóvenes de contar con modelos a seguir para inspirarse y desarrollarse como personas en su mirada integral, con lo que se redobla nuestro compromiso en vistas de dejar un legado a futuras generaciones y hacer nuestro pequeño aporte hacia una sociedad más equitativa.