¿Cuán preparada está tu organización para ponerse en el centro?

“Customer Centricity” es una mirada fundamental que debe primar en el liderazgo actual, para asegurar el liderazgo futuro. Ante la cada vez mayor demanda de personalización de bienes y servicios, y de experiencias únicas en consecuencia, el “poner a las personas en el centro” se torna en un diferencial competitivo que es preciso saber gestionar para capitalizar las oportunidades que la industria 4.0 presenta.

Con la evolución de la tecnología y la multiplicidad de ofertas para satisfacer una misma demanda casi “en cualquier momento, y en cualquier lugar”, y con los nuevos significantes que ello conlleva, quien esté mejor preparado para identificar, comprender, inspirar y conectar con las necesidades que los nuevos clientes finales y clientes internos desde su mirada integrada reclaman, será quién mejor posicionado se encuentre para potenciarse desde y gracias a ellos.

Cuando hablamos de “Customer Centricity”, hablamos de las elecciones de aquellas personas a quienes nos dirigimos con nuestras propuestas de valor, y de las expectativas y experiencias en relación a ellas. Cuanto más cercanas, más significativas y más memorables, mayor será la probabilidad de que nutran una próxima elección e, idealmente, una conexión perdurable en el tiempo.

Es por ello, que si pensamos en cercanía, la identificación se torna fundamental. Si pensamos en ser significativo, el comprender y ser asertivo en los insights, los drivers y las barreras que movilizan o así podrían dejar de hacerlo a lo largo del Customer Journey, un mandatorio. Y si hablamos de memorabilidad, el superar las expectativas desde las experiencias vividas, y el volver a hacerlo una y otra vez a lo largo de los momentos de la verdad en que los clientes toman contacto con nuestra propuesta, lo que ayudará a nutrir un vínculo que, cuanto más perdurable en el tiempo, más valor construirá.

Y si pensamos en la diversidad de clientes finales y clientes internos que se presenta en cada vez mayor medida ante la posibilidad de ofrecer nuestras propuestas de valor sin barrera de espacio ni lugar, y ante la cuasi infinita cantidad de opciones con las que cuentan para satisfacer sus necesidades y deseos, es donde el revisar cuán preparada se está como organización para que me elijan, y así vuelvan a hacerlo, se torna un hito de “Stop and think” fundamental ante la agilidad de cambios que estamos transitando.

El conocer los perfiles de liderazgo, las historias que recorrieron, los backgrounds de formación, sus posibilidades de adaptación ante el nuevo entorno, sus capacidades de conectar con clientes finales y clientes internos cada vez más distintos, una necesidad de competitividad que marcará cuánto capitalizaré como compañía aquello que está sucediendo.

Si te dijera que el 80% de las decisiones de compra de los hogares son realizadas por mujeres, y que aquellas compañías con al menos un 30% de mujeres en puestos de decisión, reconocen que su inclusión aumentó en un 51,5% su capacidad de innovar y su creatividad, en un 54% su respuesta a las demandas de sus consumidores, y, en consecuencia, en un 57,9% su rentabilidad y productividad, cuán preparada sentís está tu organización para responder a aquello que las nuevas demandas “Centradas en el Cliente” representa?

Para saber sobre nuestros programas de liderazgo “Customer Centric”, escribinos a: hola@givingbirth.com.ar.

Será un placer acompañarte en el desafío de ponerte en el centro!